Categories:

Como armar un fondo de emergencia ganando poco dinero

Un fondo de emergencia o colchón de seguridad, es un capital que uno/a tiene guardado para cualquier situación, ya sea porque hay una pandemia (que esperemos que no se repita) y nuestro trabajo se reduce (y con él, nuestro sueldo), aparece algún gasto inesperado, tanto en la casa, en el auto, de salud, o incluso si nos echan o renunciamos a nuestro trabajo. 

Ese fondo es sinónimo de tranquilidad, de saber que si llega a suceder algo, tenemos un “seguro” generado por nosotros mismos que nos ayudará a sortear cualquier situación, por inesperada o difícil que sea (siempre hablando en términos económicos). 

El fondo de emergencia o colchón de seguridad, te da la tranquilidad de que uno puede tener una “caída” pero abajo está este “Colchon” para hacer que la misma no sea dolorosa. Incluso, algunas personas la utilizan para poder renunciar a sus trabajo, sin la presión de “tener que conseguir otro ya para vivir” si no que te permite tener el tiempo suficiente para encontrar algo que te agrade mas o emprender, sabiendo que tenés un respaldo.

Seguridad

Algunas preguntas que suelen surgir respecto a este tema son. 

 

¿Quiénes necesitan hacer un fondo de emergencia? 

La respuesta es tan simple como, “Todas las personas que manejen dinero”.
El fondo te va a permitir, ante cualquier eventualidad, evitar tener que recurrir a un préstamo y endeudarte, sabiendo que las deudas luego se hacen difíciles de sacarlas de nuestra vida.

 

¿De cuánto tiene que ser ese fondo de emergencia?

Si bien creo que lo ideal sería el tener el capital necesario para vivir 1 año con el mismo nivel de vida actual (para eso es clave tener un Registro de Gasto y saber cuánto gastamos por mes y multiplicarlo por 12, o si ya tenemos todo un año de registro, saber cuánto es esa suma), lo que recomiendo para empezar, es tener un fondo que cubra 3 meses de tu vida, de esa manera el objetivo se ve más cercano, podemos “Premiarnos” cada vez que llegamos a tener ahorrado el valor de 1 mes (con alguna comida que nos guste, o algún pequeño lujo, que no afecte a la economía) y con el correr del tiempo, al lograr los 3 meses, seguramente ya hemos adquirido el hábito del ahorro y no se nos complicará continuar a 6, 9 o 12 meses.

 

¿Cuándo sería mejor hacerlo?

Ayer, o en su defecto, hoy. El fondo de emergencia es algo que sin duda lleva tiempo, pero nos acompañará (o debería) por toda la vida, porque en cualquier circunstancia de nuestra existencia podemos tener imprevisto y siempre es bueno tener la tranquilidad de que se puede solucionar sin mayores complicaciones, y te aseguro que esa tranquilidad, vale incluso mucho más que el mismísimo fondo

 

¿Dónde lo armo?

Sabemos que la plata bajo el colchón va perdiendo valor, además de que es una tentación, si la tenemos disponible en casa, el utilizarla en casos que no sean verdaderamente una emergencia. Por lo cual, lo mejor sería una cuenta bancaria (distinta a la que usas tradicionalmente).

Recordemos que lo clave de este fondo es la liquidez (la posibilidad de tener la plata rápidamente) y seguridad, por ende hay que priorizar eso, antes que la rentabilidad.

Luego de tener nuestro fondo de emergencia, podemos ahorrar para invertir y ahí si buscar otros medios que no hace falta que tengan estas características

 

¿Cómo lo armo?

Y esta es la pregunta mágica, todo muy lindo, pero si jamás ahorraste, o hiciste un registro de gasto, te puede parecer todo medio fantasioso, así que la idea es guiarte paso a paso brevemente en cómo realizar tu fondo de emergencia y veas que es algo que podes hacer tranquilamente y que no hace falta ganar una cantidad de dinero específica.

 

1- Plantear el objetivo.

Para saber cuánto tenemos que ahorrar, es importante saber cuánto gastamos, y una forma rápida, que la podes hacer ahora mismo, es sentarte y ponerte a pensar en tus gastos fijos, esos que si o si tenes que pagar todos los meses, si tenes duda de si algo va o no va, sumalo, en todo caso nos permitirá tener un mayor margen en nuestro fondo.

Una vez que sumamos esos gastos, lo multiplicamos por 3, para buscar nuestro primer objetivo de 3 meses.

(Ejemplo en Pesos Argentinos)
Si gasto fijo todos los meses tenemos $25.000 nuestro primer objetivo sería ir por los $75.000, luego $150.000 y después tal vez directamente por el año, $300.000

 

2- Empezar a ahorrar.

Como escribí más arriba, lo mejor sería ir armándolo en una cuenta aparte, si cobramos un sueldo, se puede programar una transferencia todos los meses para que nuestro dinero vaya directamente cuando lo cobramos, a nuestro fondo, podemos fijarnos la meta de ahorrar un 10% aproximadamente de nuestro sueldo, claro que depende la circunstancia tal vez tenga que ser 5% como también se pueda lograr un 20%.

Transfiriendo una parte de nuestros ingresos a esa cuenta mes a mes, veremos cómo va, a paso lento pero seguro, engordándose nuestro fondo.

(Seguimos con el mismo ejemplo)
Si nuestro sueldo es de $30.000, y ahorramos un 10% ($3.000) al cabo de 25 meses (2 años) ya tendremos ese primer objetivo propuesto

 

3- Medir y evaluar

A medida que vamos haciendo nuestro fondo, esta bueno que vayamos midiendo si va como deseamos, si tal vez va lento a como pensamos y podemos ahorrar un poquito más cada mes, evaluar verdaderamente cada vez que te pase por la cabeza usar ese fondo si es sumamente una emergencia y disfrutar del proceso, sabiendo que estas logrando tu estabilidad, tranquilidad y por que no, empezando tu libertad financiera.

(Y obviamente continuamos con el mismo ejemplo)
Si se rompe la heladera, el auto o nos tenemos que mudar de imprevisto de donde alquilamos, se puede considerar una emergencia y recurrir al fondo.
Si me dieron días en el laburo y quiero salir de vacaciones, vi una versión mejorada de un electrodoméstico que tengo o quiero cambiar el celular por uno mejor, esas no son emergencias.

 

 

Lo importante es que puedas saber que haciendo esto, no solo estas generando una tranquilidad financiera, como (lamentablemente) pocas personas tienen, ante imprevistos, si no que estarás adquiriendo el hábito del ahorro, clave para vivir tranquilo/a durante toda tu vida y poder lograr todos tus sueños y objetivos.

 

¿Vos ya tenes tu fondo? ¿Querés empezar a armarlo? ¿Estas en proceso? ¿Te quedó alguna duda? Compartilo en los comentarios .

 

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *