Qué es un hábito y como adquirirlo o eliminarlo

Qué es un hábito y como adquirirlo o eliminarlo

Como siempre a la hora de hablar sobre algo, lo importante es unificar el criterio del que estamos hablando.

Los Hábitos son esas pequeñas acciones que solemos hacer de forma “automática” y que no nos generan esfuerzo, ni mental ni físico.

Es una herramienta que nuestro cerebro utiliza para gastar la menor energía posible.

Por eso algunas cosas, como “lavarse los dientes” , “conducir” o incluso puede ser la forma de “abrazar” a otra persona, suelen ser hábitos que ya tenemos aceptados y los realizamos siempre de la misma manera, haciendo que nuestro cerebro no gaste energía en el “pensar como” simplemente, se hace.

Esos hábitos que tenemos, pueden ser tanto positivos para nuestra vida, como negativos, durante la vida muchas veces nuestros cercanos nos enseñan los hábitos negativos (no por maldad, si no por desconocimiento) y dependerá de nosotros adoptar otros hábitos que nos ayuden más a lograr nuestros objetivos.

Hay muchas formas de hacer esto y varios consejos de los que vamos a hablar durante este posteo para ir adquiriendo mejores hábitos, mientras nos vamos deshaciendo de los que no nos ayudan.

Habitos financieramente saludable

Para empezar el “eliminar” un hábito que tengamos tan incorporado, suele ser sumamente complicado, la opción más “fácil” es Reemplazarlo por su “hermano bueno”, todos los hábitos tienen su lado benévolo y su lado malvado, si tenemos uno que pertenece a este grupo, será cuestión de buscar el cercano que nos ayude (ya hablaremos de ejemplos concretos sobre los hábitos «espejos» en el siguiente posteo de habitos).

Por otro lado para adoptar un hábito, también resulta mucho más fácil sumarlo a la lista de otro hábito que ya existe y que vayan juntos.

Los hábitos tienen todos la misma estructura.

Disparador: Que es lo que hace despertar esa acción que realizamos casi inconscientemente.

Conducta o Hábito: Que es la acción en cuestión propiamente dicha.

Recompensa: El beneficio que me trae a mi realizar esa acción por lo cual mi cerebro la adoptó.
Sabiendo esto, si queremos que algo nos dispare una acción, puede ser algo que ya conocemos que realizamos todos los días. Por eso es mucho mejor ponernos de Disparador acciones, y no horarios, ya que depende los días, podemos estar haciendo distintas cosas en ese horario, y es mejor hacerlo cuando sabemos que podemos.

No intentes comenzar muchos hábitos a la vez, lo mejor es hacerlo de a 1.

Si bien hay diversas teorías y estudios con respecto a cuánto se tarda en tener bien afianzado un hábito, lo importante es hacerlo de a poco, si de un día para el otro, nos proponemos levantarnos 3 horas antes de lo normal (Hábito de control del tiempo) Salir a correr apenas nos despertamos (Hábito de salud y ejercicio) y al llegar comernos una ensalada de fruta (Hábito de comer más sano) y ahora mismo no realizamos ninguna de estas acciones, lo más probable es que no lleguemos ni a completar la semana, ya que nos va a agotar y será un gran esfuerzo en muy poco tiempo.

En este caso, la forma más óptima podría ser, comenzar con levantarse temprano, poner una semana el reloj 1hs antes, así culminando la 3er semana, ya estaremos en el horario que queremos, un poco más acostumbrados, podemos ahí ya ver si al finalizar esa semana, comenzamos con el siguiente hábito o damos unos días más.

Luego comenzaremos con el 2do, luego de levantarnos, salimos a caminar, 5/10/15 minutos, lo que nosotros queramos que no nos genere mucho esfuerzo y que nos ayude a lograr ese objetivo de adquirir el hábito, con el transcurso de los días, podemos ir aumentando el ritmo de caminata y/o el tiempo de la misma, y aumentar la intensidad hasta ir cumpliendo nuestra meta de “correr todas las mañana”.

Por último, a ir ya afianzando este segundo hábito, resta el llegar a casa y comer algo sano, tal vez al comienzo el hacer toda la ensalada de fruta nos genera mucho esfuerzo que desistimo, entonces el comer una manzana, una pera o alguna fruta simple, nos puede ayudar a ir adoptando lentamente ese hábito, comienzo algo sano, al principio sin mucha variedad o preparación, pero con el tiempo se irá perfeccionando hasta lograr nuestra meta.

De esta forma, si bien es mucho más larga, es seguro en un 99,9% de que el hábito lo aceptarás y permanecerá en tu cuerpo y en tu mente, de otra forma, el gran cambio y trabajo de nuestro cerebro, de levantarse temprano de golpe, ir a correr de una y comer una cantidad de frutas que no estoy acostumbrada/o, hará que el esfuerzo sea tan grande, que no lo quiera afrontar y rápidamente desestime esa idea.

Por eso mucha gente dice “No, yo no puedo levantarme temprano” o cosas como “No, hacer ejercicios es algo que no puedo hacer, quedo muerta/o la primer semana y después no puedo seguir” y eso es porque no se está haciendo una transición paulatina, si no que se busca un cambio drástico, que nuestro cerebro no aceptará, ya que esta “cómodo” con los hábitos que ya tiene.

Muchas veces solemos ver personas que son exitosas, que tienen dinero, una gran vida, trabajan de lo que les gusta, tienen una linda familia, buen hogar, se divierte con amigo, y pensamos “Wow, que suerte que tiene esa persona” y más allá de que en lo personal no soy muy creyente de la “suerte” lo que si seguro tienen esas personas son buenos hábitos.

Hábitos de despertarse temprano para tener mas tiempo de lograr sus objetivos y metas.
Hábitos de comunicarse con sus personas queridas con el objetivo de saber como están y si la/o puede ayudar en algo.
Hábitos con el objetivo de trabajar mucho, administrar bien su dinero y así lograr tener un buen hogar, y unas decenas de hábitos más que hacen que esa persona sea mucho más productiva, le saque mas provecho a su vida, lo disfrute muchísimo y así alcanzar mayores logros.

Lo que nos separa del “Yo” que soy ahora y del “Yo” que quiero ser, somos nosotros mismos y nuestras actitudes.

Nuestras actitudes suelen estar atadas a nuestros hábitos, así que dependerá de perfeccionar nuestros hábitos para mejorar todo aquello que nos separa de la persona que deseamos ser.

Próximamente hablaremos puntualmente de hábitos financieramente saludables, como adoptar actos que nos ayuden a nuestra economía, que nos faciliten el cumplir nuestros sueños y lograr esos objetivos que normalmente requieren dinero, y que con buenos hábitos podemos lograr sin dudas, cumplir ese sueño.

La importancia de hacer lo que te gusta

La importancia de hacer lo que te gusta

Quería comentarles porqué es sumamente importante hacer lo que te gusta, y no lo que podes, lo que te recomiendan que hagas o lo que sabes hacer.

Y desde ya pido perdón si soy reiterativo en algunas cosas, pero quiero que la idea de hacer lo que a uno le gusta quede bien fija.

Voy a tratar de dar un enfoque tanto a las personas que trabajan en relación de dependencia, quienes trabajan como autoempleados o emprendedores, quienes solo estudian o incluso quienes no trabajan ni estudian y veremos lo necesario que es esto en todos los aspectos de la vida, sea el momento que sea el momento en el que te encuentres de tu vida.

Antes de arrancar, les cuento brevemente el porqué escribo esto.

Durante toda mi vida, mis padres me fueron motivando a que haga lo que me gusta, o por lo menos no me lo impidieron, ni me insinuaron lo contrario (bueno, algunas veces sí, indirectas como “a vos te re veo como contador”), pero yo desde muy chico, sabía que no quería ir a la universidad, no recuerdo desde que edad, pero desde que tuve conciencia de que existía, recuerdo decirle a mi mamá que terminado el colegio dejaría mi educación academica (claramente no utilizaba esas palabras).

Ya en los últimos años de la secundaria (donde empecé a trabajar vendiendo ropa para perros y gatos por un lado y ropa deportiva por el otro) en un entorno donde todos los docentes, compañeros y cercano empiezan a preguntar y decir:
¿Que vas a estudiar?” “¿Qué carrera vas a seguir?” “Mirá que si no estudias una carrera después no te contratan en ningún lado”, comencé a replantearme la idea de seguir una carrera, y empezaron esas mil preguntas de todo adolescente que no está seguro de que hacer con su vida, que carrera seguir, que me gusta y terminé optando por hacer la carrera de Relaciones Públicas.

Comencé la carrera, cursaba 5 materias a la vez, todos los días, era el mismo ritmo que la escuela o incluso un poco menos, así que no me costó tanto, pero con el correr del tiempo me iba dando cuenta que la salida laboral era el trabajar en una empresa o a lo sumo, con mucho esfuerzo y trayectoria, montarse un “estudio” (si es que se dice así) propio y ofrecer el servicio puntual a las empresas.

Eso no era lo que me gustaba, claramente, nunca me vi en una oficina, detrás de un escritorio o cumpliendo horarios, de hecho, antes de empezar la carrera estuve 1 mes y medio trabajando en un call center y renuncie, porque no era algo que me terminara de gustar (y porque ganaba lo mismo o más vendiendo indumentaria y lo disfrutaba más).

Así fue que hice un cuatrimestre de la carrera, las 5 materias, y lo dejé.

Mi familia no me dijo nada, porque sabía que el hecho de que ya empezará una carrera era más de lo que yo había planteado, y los gastos de las universidad privada me los costeaba por mi cuenta, así que les dije que iba a seguir haciendo lo que me gustaba que era vender, relacionarme con otras personas y estudiar o aprender de las cosas que yo quiero, cuando yo quiero.

Así fue que cuando me preguntaban que estudiaba, decía “Finanzas personales de forma autodidacta” porque así fue. Comencé a leer libros, hacer cursos online, cursos presenciales, leer páginas, posteos y todo lo relacionado a las finanzas personales porque es lo que me gustaba y lo que me gusta, en paralelo fui teniendo distintos emprendimientos, algunos que buenos resultados, otros tal vez no tanto, pero disfrutando cada uno de ellos.

Ya hace unos años, hablando con muchos pares, ex compañeros del colegio, amigos, conocidos, me fui dando cuenta que muchos “hacían lo que podían” o lo que se le había presentado la oportunidad, y no lo que les hacía feliz, no disfrutaban (ni disfrutan) lo que hacen.

Ahí fue que me di cuenta que yo Soy Feliz y eso es gracias a hacer lo que me gusta, y porque hago lo que me gusta, me sale bien, y como me sale bien, tengo buenos resultados, y los resultados potencian la felicidad y así es un espiral ascendente, (e igualmente no hay que confundir “ser feliz” con “estar feliz”, lo primero es una filosofía y estilo de vida, lo segundo es circunstancial y son independientes entre sí).

Gran parte de mi felicidad también se debe a ver que las personas que tengo a mi alrededor progresen, sean mejores, más felices, con mas herramientas, y así fue mis ultimos emprendimientos van enfocados a ese punto, y principalmente “La vida y el dinero” ya que lo que se busca es capacitar para entender las finanzas personales de una manera simple, y que eso permita a cada uno, tener mas herramientas para cumplir sus objetivos y así, con esos resultados, ser cada vez más felices.

Por eso vengo a mostrarte la importancia de hacer lo que te gusta, cómo eso repercute de forma positiva a tu vida, y a la de las personas que tenés cerca, más allá de que sientas que hoy estas “seguro/a” donde estas, que mejor “malo conocido que bueno por conocer” y que “no podes vivir de lo que te gusta”, todo eso son falacias que vos con convencimiento, motivación y aveces un poco de ayuda, podés derribar.

Bueno, te dije que iba a ser breve, te mentí, perdón.

Ahora si, enfoquémonos en cada caso particular.

Si sos Empleado/a

La mayoría de los casos, los empleados no están felices con su trabajo

“Ey, pero yo si, soy empleado/a, estoy feliz y amo lo que hago”
Buenisimo, no sos parte de la mayoría, está bueno eso.

Si ya tenés un trabajo en relación de dependencia, que es lo que te gusta, es lo que querés para tu vida y te hace feliz, felicidades =) explotalo al maximo, disfrutalo y tratá de aportar el máximo valor posible.

Pero si sos de la mayoría que no disfruta tanto su trabajo, acá entra la importancia de hacer lo que te gusta.

Si estás en un trabajo que no te llena de felicidad, y estás solo porque necesitas el dinero, te aseguro que te va a salir más caro los problemas que vas a tener más adelante, con respecto a tu salud y tu motivación, que lo que te pagan todos los meses.

La mejor manera, para mi, de ir hacia tu felicidad, es primero, encontrando eso que te hace feliz, hacerlo en paralelo a tu trabajo, y apoyándote en él, en tus compañeros/as, para ir puliendo y optimizando aquello que te gusta, hasta que logres ganar dinero con eso, lo suficiente para renunciar tranquilo/a.

Si bien está la otra opción, más drástica, como comenta el libro “hábitos de rico” de Juan Diego Gomez Gomez, de ‘renuncia a tu trabajo y con la urgencia es mucho más fácil explotar la creatividad’, para mi hay formas menos traumáticas y placenteras en el proceso para comenzar a hacer eso que amas y te motiva, aunque quedará en cada uno/a.

Si sos autoempleado/a o emprendedor/a


Si tenés una profesión que ejerces, o atendés tu propio negocio y sos  “autoempleado/a” posiblemente estés un poco más cerca de estar realizando lo que te gusta, lo importante en este punto es preguntarte:
“¿Lo que yo hago, aporta valor a otras personas?” 
Si la respuesta es no, habría que replantearse lo que uno hace, para entender porqué lo hace.
Si la respuesta es , podemos pasar a la siguiente pregunta:
“¿Me veo haciendo esto el resto de mi vida y me gustaría que me reconozcan por esto?”
Si la respuesta es , fantástico, pulilo para automatizalo un poco y que no dependa todo de vos, y seguí por ahí.
Pero si la respuesta es no (como fue en mi caso cuando me pregunté el hecho de si vender ropa era por lo que yo quería que me recordaran, y la respuesta fue no, me gusta, pero no es lo que quiero que diga en mi epitafio, prefiero que diga algo como “a través de sus enseñanzas, logró que más personas logren sus objetivos en la vida y sean más felices”, y a raíz de eso salió a la luz “La vida y el dinero”) habrá que encaminar nuestro enfoque a aquello que queremos para el resto de nuestras vidas.

Si sos estudiante


Si estás estudiando una carrera, está bueno que te pongas a averiguar, charlar con personas que estén años más adelante o ya egresadas, para ver qué es lo que hacen, a que se dedican, el trabajo real que realizan y ver si es lo que te gusta verdaderamente.

Muchas veces tenemos una idea de lo que hace una persona graduada de «X» carrera, porque nos contó alguien, porque vimos en la tele o una serie, o por algunos videos de youtube y al final resulta que es algo muy puntual, que sucede muy pocas veces y que la realidad es que el trabajo que realiza es muy distinto.

No tengas miedo a cambiar de carrera, si ves que no es lo que querés para tu vida, a buscar un nuevo rumbo, a enfocarte en lo que te gusta.

Es también algo común que muchos hijos e hijas hagan la misma carrera que el padre o la madre, porque es lo que conoce, pero puede que la realidad sea distinta, los gustos diferente, y lo nos mueva sea otra cosa totalmente ajena a lo que estamos estudiando, si tu caso, preguntate “¿Estoy estudiando esto porque verdaderamente me gusta?” “¿Quiero vivir de esto toda la vida?” “¿Estoy seguro que al egresar, el trabajo que realizaré es lo que yo quiero hacer?”

Si no trabajas ni estudias


Y este es el lugar óptimo, donde estas en una llanura, listo o lista para despegar para donde quieras, si bien muchas veces la “necesidad” que puede surgir por un salario, a uno lo hace encarar para el lado donde primero aparece algo, es importante aprovechar ese momento y preguntarse qué es lo que a uno le gusta, ¿Que te motiva? ¿Qué te mueve?, estás en el medio de la nada, ¿Qué querés llegar a encontrar?

Si bien también es común no tener esas respuestas (más si estas en los años posteriores cercanos a terminar la secundaria) y a veces puede servir el “ir probando” para saber qué cosas a uno le gusta y qué cosas no les gusta, es clave que aprovechemos cada experiencia para pulir y encontrar nuestra motivación, nuestro “para que”, aquello que nos mueve y nos llena de felicidad y que incluso, vivir de eso y que te paguen por hacerlo, te genere cierta duda “yo disfruto esto, no lo veo como un trabajo, ¿está bien cobrar por esto?» Claro que está bien, pero esa duda es la que te demuestra que estás haciendo algo que verdaderamente amas, disfrutas y donde seguramente destaques sobre el resto, por el nivel de motivación que traes.

Si te vas a enfocar a estudiar, buscá aquello que te apasiona, qué te gusta, que te atrae, despues fijate si hay una universidad cerca que de esas carrera, o algún curso, o si toca (como en mi caso) estudiarlo de forma autodidacta porque no existe la carrera, pero encontrá aquello que adorás y enfócate en eso.

 

Espero que este posteo, te haya servido para ver y analizar si verdaderamente sos feliz y si estás haciendo lo que te gusta.

Tácitamente en todo el posteo, está la relación de:
Hacer lo que te gusta = Hacer las cosas mejor que el resto = Tener más resultado = Tener más ingresos

Y es que claramente cuando uno hace lo que le gusta, va a estar mejor, y tener mayores resultados, como hablamos al principio.

Así que si te ayudó a repensar lo que estás haciendo, a qué te dedicas, qué es lo que querés en tu vida, porqué querés que te recuerden y que te gustaría que diga tu epitafio, me alegra =D

Y me encantaría saber tu situación actual en los comentarios, para saber si este post te ayudó a ver si estas bien encaminado/a o si vas a plantearte tomar un nuevo rumbo.

Gracias y se feliz.

Como generar mas ingresos (Ganar mas plata)

Como generar mas ingresos (ganar más plata)

Te voy a contar varias formas que te pueden servir para generar más ingresos (ganar más plata) y poder contar con más capital todos los meses.

Sin embargo, vale aclarar que la mayoría de las veces que tenemos “problemas de dinero” creemos que “ganando más dinero” solucionamos el problema, aunque la mayoría de las veces no suele ser así, los problemas de dinero vienen a causa del manejo del mismo y no de la falta, aunque eso lo hablaremos en otro posteo.

Si precisas generar más ingresos todos los meses, hay muchísimas formas, acá te contaré algunas cuantas, después verás vos, cuales se aplican a tu realidad, cuáles no, de qué forma modificar alguna para que te sea útil, y al fin y al cabo, estar inspirado para lograr ese objetivo.

El objetivo de este posteo no es hacer “Las 30 ideas de negocios que te harán millonario en el 2021” si no que puedas, en primera instancia, saber si lo que de verdad necesitas es “Ganar más dinero” o “Administrar mejor tus finanzas” y si es la primer opción, puedas enfocarte en la alternativa que más se adecúa a tu personalidad.

Vamos a empezar con los consejos puntualmente sobre como generar más ingreso (ganar más plata).

Trabajar más horas

Si sos empleado en relación de dependencia, muchas veces podes pedirle a tu empleador el trabajar más horas, para poder cobrar más (encima por hora extras) lo que te permitirá tener un poco más de ingreso todos los meses, si bien no es la mejor opción que recomiendo, si suele ser la más simple para las personas en esta situación.

Comenzá un emprendimiento.

Más allá de que ya hablamos de los beneficios de emprender (como también de las desventajas de emprender) esta es una gran opción para tener en cuenta.

Es sumamente posible comenzar tu emprendimiento mientras trabajás, y no es necesario gastar capital siquiera al comienzo.

Vendé cosas

Seguramente tenes decenas (o centenares) de cosas en tu casa que no utilizas.

En vez de que te ocupen espacio, lugar, atención, tiempo en limpiarlo y demás, transformarlo en dinero y que sea algo que ocupe lugar pero en tu bolsillo o cuenta bancaria.

A través de plataformas de e-commerce (como mercado libre, facebook, etc) o vía redes sociales, podemos aprovechar y despegarnos de todo eso.

Ofrece un servicio


Si bien se podría considerar “comenzar un emprendimiento”, tal vez te asuste ese término, y puedas hacer algo puntual y focalizado, que si es algo que te gusta y hacer dinero, seguramente derive en hacerlo nuestro emprendimiento, pero sí sabemos hacer algo puntual (peluqueria, manejo de excel, entrenar, diseñar logos,cantar, escribir, etc.) podemos ofrecer este servicio, vía nuestras redes sociales y conocidos y cobrar por el mismo.

Sumá otro trabajo


Si tu trabajo actual te toma medio tiempo y tenés varias horas del día disponible, podes buscar otro trabajo para complementar y poder tener un ingreso extra todos los meses (si ambos son de medio tiempo) si bien no es algo que tampoco recomiende (porque tiene el mismo principio que el primer consejo, seguir intercambiando horas de tu tiempo, por un dinero específico, puede que sea una opción que vaya bien con tu personalidad e intereses.

Invertí


Esto lo hablamos bastante en el blog, instagram, podcast y donde quieras que me escuches/leas, si tenes un capital ahorrado, pero lo tenes adentro de una media, abajo del colchón, en el frasco de café o en la caja de ahorro, no sirve nada, estas haciendo que tu dinero se pierda todos los meses.

Buscá cuál es el instrumento de inversión que más se amolde a tu propósito, tiempo y fin de la inversión y aprovechá para que tu dinero sea el que te genere más ingresos.

Cobrá más.

Si ofreces algún producto o servicio, no tengas miedo en cobrar más si es necesario, mientras sepas que lo ofreces, vale el monto que el otro está pagando, y que los beneficios serán mayores a ese  capital que abona, no tengas temor a hacerlo, llegado el caso de que efectivamente, las ventas (y la ganancia total) bajen más que lo esperado, siempre se puede volver.

Alquilá


Si tenés una casa propia que “te queda grande” puedes aprovechar para alquilar.

Ya sea una habitación a algún conocido o extraño, o si tu intención no es vivir con nadie más, se puede alquilar de “depósito” para que alguien pueda guardar cosas (en una sociedad cada vez más consumista, el espacio es un recurso interesante) o incluso si tenemos un garaje, se puede alquilar para que algún vecino pueda estacionar.

Manejá


Y hablando de vehículos, si tenemos un auto, podemos aprovechar alguna de las aplicaciones para conducir y ganar dinero transportando pasajeros (Uber, Didi, etc.). 

Incluso si tenemos una moto o bicicleta podemos trabajar de la misma forma haciendo delivery (Si bien no es la mejor opción, ya que en Argentina al menos, es un trabajo que no está regulado en lo más mínimo, pero hay muchos/as jóvenes que actualmente viven de eso).

Reciclá

La industria del reciclado, aunque muchos piensen lo contrario, deja un muy buen dinero si se aprende a realizar de forma óptima.

Contándolo desde mi propia experiencia, si buscamos la forma de aprovechar nuestros contactos, conocimiento, capacidad de gestión y amor por el reciclado, podemos utilizar los recursos que otros utilizan, para nosotros venderlos y hacernos nuestro dinero extra todos los meses.

Ideas

En materia de “ideas de negocio para hacer plata” hay cientos (pasear perros, vender comida, hacer páginas web, etc” aunque de esas ideas está lleno en internet).

Si buscas puntualmente ideas para recaudar plata, lo que yo te puedo ofrecer es mi libro de 100 eventos de finanzas para ONG ‘s cuyos proyectos también son aplicables para individuos, y que podes Comprarlo por Mercado libre en formato físico o Descargarlo en PDF desde las herramientas.

 

Más allá de abrir un poco el panorama y conocer cuales son las distintas opciones que podemos optar para tener un ingreso extra, quería también dejar algunas recomendaciones personales, como toda recomendación, cada quien es libre de tomarla o dejarla.

Desconfía de las “Grandes oportunidades de negocio” en internet está repleto de “una oportunidad única que muy pocos aprovechan” tené cuidado, el dinero fácil en el 99,9% de las veces, no existe, y a veces terminamos pecando de inocente, perdiendo tiempo y dinero.

Evitá endeudarte para “aprovechar la gran oportunidad” así sea “verdad” y haya un buen negocio, que estuviste siguiendo, vista que funciona y demás, si no tenés un excelentísimo control de tus finanzas, no te recomiendo que lo hagas.

Si bien en algún momento hablaremos de La deuda buena y la deuda mala, si no tenemos ningún ahorro, y tenemos que arriesgar un capital por 6/12/18/24 meses que no sabemos si vamos a tener, no es una buena opción.

Tené cuidado con los negocios de Network Marketing, si bien, también tengo pendiente hablar de lo que es (y porque se lo quiere diferenciar con los “Negocios piramidales”) la mayoría (o al menos de todos los que conozco) terminan siendo un Esquema de Ponzi.

 

Si bien se puede aprovechar para explotar al máximo y absorber toda la capacitación que se suele dar en estos negocios, al momento de desembolsar cualquiera sea el capital, lo analizaría muy bien, consultoría a gente que conozca y valore su opinión en el tema, porque suele ser muy difícil no enamorarse de las propuesta que te cuentan y la manera que lo venden.

Confiá en lo que ofrecés y hacelo con la conciencia limpia, como hablamos anteriormente, si tu trabajo o producto es de buena calidad, no hay ningún inconveniente en cobrarlo más caro, siempre y cuando sepas que lo que estás ofreciendo lo vale y que la otra persona quede satisfecha y no sienta que “malgastó su dinero”.

Buscá hacer lo que te gusta, porque claramente para generar mas ingreso (ganar más plata) hay decenas de formas, pero lo importante es disfrutarlo.

Si uno hacer algo porque lo disfruta, a diferencia de quien lo hace porque “es un negocio” tendrá una clara ventaja competitiva.

Por ejemplo, si yo veo que vender cuadros pintados a mano se está haciendo un buen negocio, y sin saber nada al respecto, empiezo a estudiar un poco, leer, me pongo a practicar y vender cuadros, y “compito” con una persona que pinta desde los 10 años, y lo hace porque ama pintar, sin duda es persona va a tener una clara ventaja sobre mi, por más que yo estudie todas las técnicas y le dedique muchas horas a este “gran negocio” el que lo hace “porque ama lo que hace” correrá con mucha mas ventaja, mas facilidad  a la hora de hacer cosas nuevas y probar “nuevas opciones”, tendrá mas tolerancia a las distintas adversidades que puedan suceder, y sobre todo, hará lo que ama hacer y le pagarán por ello.

Buscá que es lo que verdaderamente estas necesitando.

Armá Un presupuesto y no te quedes en “necesito ganar más dinero”, si no que pensá en cuanto es ese “más dinero” que necesitas, buscá eso que más se adecue a vos y a tu objetivo.

 

¿Te quedó alguna duda al respecto?

No temas en dejarla en los comentarios 😉

¿Que es una franquicia?¿Es negocio tener una?

¿Que es una franquicia?¿Es negocio tener una?

Si bien en este posteo hay alguna información técnica que fui recolectando de distintas fuentes, les quiero hablar principalmente desde mi experiencia para responder ¿Qué es una franquicia? 

Si vamos a los técnico, según la RAE una franquicia es: 

Franquicia: Concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada.

Traduciendo a “criollo” cuando adquirimos una Franquicia, lo que compramos, es el derecho a explotar una imagen ya creada, abriendo un local o negocio, con una reputación ya formada, con un manual de procedimientos y un acompañamiento de la “casa central”

Claramente, como todo lo que hablamos, tiene sus ventajas y desventajas, dependerá de que es lo que nos guste a nosotros, nuestros objetivos, metas, edad, proyecto, etc. por eso la idea es que al finalizar este post puedas responder si una franquicia es o no para vos.
También contándote mi experiencia con franquicias, como me va, que busqué, que encontré, etc.

Antes de todo eso, es importante conocer bien y aclarar que no existe un solo tipo de franquicia.
Hay varios y te cuento los principales.

Franquicia de Comercio

Es la más “común” (al menos hasta ahora) donde uno abre un local a la calle con una marca que puede ser de diferentes rubros (gastronomía, indumentaria, cosméticos, etc.)

 

Franquicia de Servicios

Acá exista la posibilidad o no, de tener un local, dependerá de la franquicia en sí, lo que se busca acá es prestar un servicio para solucionarle un problema a otra persona (educación, asesoramiento jurídico, inmobiliario)


Franquicia Corner

Podemos abrir un “puesto” o “Stand” dentro de otro (en un shopping, en un hipermercado, etc.) y a eso se denomina franquicia corner, donde además se aprovecha la clientela que va al negocio principal, para ofrecerles nuestros productos o servicios.

Franquicia dark kitchen (o restaurantes fantasmas)

Son casas de comidas que no tienen camareros ni un salón para comer, se basan en vender a clientes solo a través de aplicaciones de delivery (PedidosYa, UberEat, Glovo, etc.)


Franquicia Digital

En este estilo de franquicia, lo importante no es donde esté ubicado el local (porque no hay locales) sino como uno se “mueve” por internet, y busca encontrar clientes para ofrecerles los productos/servicios de la marca.

 

Una vez que conocimos los distintos tipos de franquicia y si queremos enfocarnos en alguna puntual, habrá que buscar qué rubros hay dentro de esa modalidad y cual es el que más de adecua a mi (claramente el proceso también puede ser inverso, buscar un rubro y luego ver que modelo de franquicia hay en ese rubro, bastará saber cual es la prioridad de cada uno para saber por donde arrancar)

¿Qué es lo importante acá? Que sea algo que te guste.

Más allá si ves que una carnicería tiene fila de clientes y ves que es “El Negocio” para hacer plata, si tus principios no son acordes (por ejemplo sos vegetariano) o simplemente “no te ves ni te interesa el rubro de la carne o de la comida en general” no tiene sentido.

Buscá un rubro que te guste, que te apasiona.

Recordá que la idea de una franquicia es abrir un negocio, tu negocio, del cual trabajar y vivir, si bien depende el modelo, muchas veces tendremos que estar muchisimas mas horas que en un “trabajo tradicional” -arreglando problemas, hablando con proveedores, haciendo números, etc.- por ese motivo, tiene que ser algo que te guste y que aunque haya momento de adversidad, estés convencido de que lo que estás haciendo es lo que querés y te gusta.

Si ya tenemos el rubro al cual nos queremos enfocar, podemos ir a algún portal (acá en Argentina tenemos la Guia Argentina de Franquicias que reúne las distintas franquicias del país y nos da una ficha técnica y la forma de contactarlos a través de ellos) y poder empezar a dialogar con la/s marcas que vayan acorde a lo hablado anteriormente.

En mi caso también llegué a abrir mi franquicia a través de ellos, siendo un rubro con mucha variedad de marcas, hablé con varias y busqué la mas se adapte a mi.

Una vez que encontramos la franquicia que más sentimos que se adapte a nosotros, es hora de ponernos a investigar todo lo posible.

Si tenemos una franquicia cerca, ir a averiguar que tal, como le va, tratar de hablar con clientes a ver que opiniones tiene de la marca e incluso si es posible, hablar directamente con el/la dueño/a de la franquicia (ya que normalmente se suele hablar con la consultora), eso ayuda a tener una visión más amplia, y poder corroborar, más allá del speech de venta y los números, el poder ver que tan así eso, que rigurosidad hay en diversos temas, al fin y al cabo, recolectar toda la información que sea posible de la mayor variedad de fuentes.

Yo recuerdo viajar a la provincia de Salta e ir a visitar la sede de la casa central para poder hablar con el dueño y fundador de la franquicia, lo cual ayudó a generar otro tipo de confianza (siendo que no todos los franquiciados conocían al dueño en “su casa”) poder sacarme las dudas que tenia, saber si transmitían lo mismo que buscaba transmitir yo, y que sea algo acorde a lo que imaginaba.

E incluso previo a eso, le mandé mail a más de 15 sedes distintas pidiéndoles su opinión al respecto de la marca, como les estaba yendo, si les gustaba y cualquier comentario sería bienvenido.

Eso ayuda a conocer a los que puedan ser pares, en caso de sumarse a esta franquicia, además de saber cuales son las cosas más difíciles, más fácil, a que tener más en cuenta, ir a visitar otras franquicias en persona también ayuda a ver como queda el lugar “terminado” qué cosas tener en cuenta para más adelante, qué información está omitiendo o tal vez no dice en el manual de operaciones pero suele suceder, etc.

 

-”Bien, me gusta la idea, encontré una franquicia que me gusta, va con mis valores, es lo que me gusta hacer y me parece buen negocio, ¿qué hago?”

Si ya cubrimos los pasos anteriores y avanzamos en el proceso de adquirir una franquicia, es importante saber los costos en detalle.

La mayoría suele cobrar un canon de ingreso, que es directamente para la marca, pero aparte de eso, está la inversión del local, la puesta a punto del mismo, stock, maquinaria, si hay empleados y hay que capacitarlos, seguramente haya que pagarle mínimamente viáticos, por eso es importante conocer todos los gastos.

Depende la franquicia el canon puede ser de $20.000Ars como de 30.000 dólares, dependiendo la trayectoria, facturación, trabajo y demás variables de la marca, este monto igual suele estar a simple vista en la página de GAF, según que tan grande sea el canon, seguramente se va a pedir que se señe una parte o su totalidad, para comenzar los trabajo de búsqueda de local, reserva de zona, capacitaciones y demás.

Antes de esto ya se debería tener una copia del contrato para leerlo, suelen ser bastante largos pero es sumamente importante leerlo, no un “acepto los términos y condiciones” como cuando instalamos un programa en la compu que nunca lo leemos, acá está en juego nuestro tiempo y dinero, y es importante conocer todos lo detalles.

No olvidemos que una franquicia es un negocio, y un negocio es una inversión, y en toda inversión hay riesgos, pero los mismos se reducen si conocemos cuales son y de qué manera evitarlos.

También se suelen pagar “regalías” a la marca, que puede ser un porcentaje de la facturación (es lo más común) o un fijo todos los meses.

En los contratos también se suele tener un estimado de recupero de inversión, el cual es eso, un estimado.
Aunque suele ser alrededor de 1 años o 2 y eso dependerá tanto del manejo del mismo, el trabajo que uno le ponga encima, si se sigue todo al pie de la letra del manual de procedimientos, si el acompañamiento es activo y ayuda a que las cosas sucedan, si hay o no una pandemia en el medio, etc.

También hay una Ley de franquicia que rige en Argentina y es bueno conocerla y estudiarla en caso de entrar a este mundo.

Esto es una inversión activa, así que más allá de que haya un encargado y nosotros queramos ser solo “un inversor”, si adquirimos una franquicia, tenemos que saber que vamos a tener que estar detrás constantemente, más aún al comienzo, hasta que todo se encamine.

Y como comenté anteriormente, toda inversión tiene riesgos, y más allá de que una franquicia es un sistema ya probado que funciona, siempre está la posibilidad de que los números no den como se espera.

En mi caso estuvimos más de un año donde todos los meses (salvo 1) fue perdida, si si, como estás leyendo, no solo que no se lograba a cubrir lo invertido, si no que poniamos algo más de plata todos los meses, ya que teníamos unos gastos fijos bastantes altos al iniciar y no era rentable, por eso es importante a la hora de abrir una franquicia (o cualquier negocio) no usar hasta “nuestro último centavo” porque a donde haya un mes difícil, no hay forma de “bancarlo” y terminamos cerrando y perdiendo todo o gran parte de nuestra inversión.

Incluso recuerdo ver un local que abrió en diagonal al nuestro, era una panadería, también de una franquicia, y no llegó al año que tuvo que bajar la persiana e irse, probablemente, la persona que puso esa franquicia no se quedó con mucho “margen” para vivir en los meses difíciles y eso hace que uno tenga que cerrar para dejar de “gastar dinero”.

Si bien en la mayoría de los casos, uno debería estar a los 5/6 meses generando ganancias para recuperar la inversión (incluso a veces sucede desde el primer mes) existe la posibilidad de que no, y por eso es necesario contar con otra fuente de ingreso, o una buena cantidad de ahorros más allá de los utilizados para abrir la franquicia.

Hoy en día, 2 años y medio después de que abrimos la franquicia de educación con mi hermano, es negocio todos los meses. Si bien tuvimos que mutar a causa de la pandemia, y enfocarnos en los cursos online al 100%, también se redujeron los costos fijos lo que permitió tener un mayor margen, más allá de la deserción por la situación económica del país, es algo que sigue en pie 😉

Y si es que todavia estas en duda de abrir o no una franquicia, quiero dejarte el balance que yo siempre hago antes decisiones complicadas, que es analizar todos los pro y contras que tiene el adquirir o no una franquicia como negocio


Pro o beneficios de una franquicia.

Reducción de riesgo.
Como ya lo dije varias veces en el post y lo suelo decir cada vez que hablamos del tema, invertir conlleva riesgo, aunque claramente, al adquirir una franquicia, estamos reduciendo este riesgo al adquirir un sistema probado por otras personas que funciona

Reconocimiento del día 1
Al adquirir una franquicia, ya adquirimos una marca conocida, con una reputación, más allá de que sea muy reconocida o no tanto, tiene una reputación, la gente la conoce, puede “googlearla” y sabe que está, lo cual nos ayuda a no tener que pensar en un posicionamiento desde 0

Motivación
Muchas veces tendremos al dueño de la marca o algún encargado motivandonos a trabajar, a hacer crecer nuestra marca y nuestra sede, a probar cosas distintas, a seguir creciendo para poder facturar más (porque además si nosotros ganamos más, ellos ganan más, el famoso win win)

Asistencia y Soporte
Tendremos a todo un equipo (normalmente) que nos den soporte antes distintas circunstancia o problemáticas que se presenten y no sepamos cómo resolver, lo cual nos da una tranquilidad extra, con respecto a abrir un negocio por nuestra cuenta.

Contactos
Como siempre digo, de contactos se mueve el mundo, y pertenecer a una red de “dueño de negocios”, empresarios, y emprendedores es algo que nos puede abrir muchas puertas, además de tener una contención ante cualquier situación imprevista que se presente.


Contras o Desventajas de tener una franquicia

 

Pago
Hay que desembolsar un buen capital a la hora de abrir la franquicia, poner el lugar a punto y pagar todos los meses unas regalías y/o publicidad, lo cual baja nuestra facturación

No propio
Por más amor que le agarremos a la marca a lo largo del tiempo, nunca seremos dueño/a de la misma, por eso es clave tener esto en cuenta, cosa que no sucede en caso de tener nuestro propio negocio.

Decisiones
Nuestro margen de acción y las decisiones importantes están limitadas, el franquiciador es quien toma las mismas y nosotros tenemos que acatarlas y amoldarnos a las mismas.

Al cerrar
Dependiendo del contrato, el franquiciador puede tener derecho de comprar nuestra franquicia o rescindir el mismo.

Dependencia
Si una sede hace algo mal o se maneja de una manera no apropiada, por más que nosotros hagamos todo bien, la marca se verá perjudicada

 

 

Eso sería un balance general de las franquicias. Con un poco de mi experiencia personal al adquirir una franquicia (Instituto Balcarce) y contándoles un poco el panorama de las franquicias y todo lo que conlleva.

Si tenés o tuviste una franquicia y querés comentarnos cual es tu experiencia, déjala en los comentarios.

 

Fuentes:
GAF
Reinventate con Franquicias
Franquicias,net

 

Los riesgos y desventajas de emprender. ¿Vale la pena afrontarlos?

Los riesgos y desventajas de emprender. ¿Vale la pena afrontarlos?

Anteriormente hablamos de los 11 Beneficios de emprender y dejamos la contra cara para este post.
Porque si bien tiene muchísimas ventajas y beneficios el encarar este estilo de vida, como todo, tiene sus contras, que está bueno saberlas, para saber que riesgos hay que afrontar y decidir si lo asumimos o no.

1-No hay sueldo fijo

Si estamos acostumbrados a trabajar en relación de dependencia, sabemos que si hacemos nuestro trabajo como corresponde, a principio del mes siguiente, podremos ver nuestra cuenta de banco con nuestro deposito, cosa que no pasa a hora de emprender, dependerá de nosotros el contar con ingresos en nuestra cuenta, y puede que al comenzar, cueste bastante llegar a ese monto que queremos todos los meses

2-Dedicar más tiempo

Si bien, uno de los beneficios que se destacan a la hora de comenzar a emprender, es el disponer de más tiempo para hacer lo que queremos cuando queremos, también es probable que le tengamos que dedicar muchas más horas, ni hablar si emprendemos mientras trabajamos en relación de dependencia, nos llevará varias horas extras en nuestra vida, algunas noches hasta tarde, o algunas mañanas madrugadoras, para empezar y tener nuestro proyecto andando de la mejor manera posible.

3-Los costos del comienzo

No es necesario tener dinero para empezar a emprender, en el 99% de los casos, se puede hacerlo sin 1$, aunque claramente si se tiene un capital para destinarlo, será mucho más fácil y para eso es necesario antes haber ahorrado (en lo personal, no recomiendo tomar un crédito para empezar un negocio).

4-Meterle Cabeza

Emprender requiere de nuestra creatividad, de pensar que es lo que nos gusta hacer, cómo lograr materializar eso en un negocio y generar ingresos con eso, y para eso es clave usar la cabeza y dedicarle el tiempo que haga falta para encontrar lo que nos gusta y queremos emprender.

5-Falta de disciplina

Es fácil cumplir un horario y un trabajo puntual, cuando tenemos la “amenaza” de que si no lo hacemos, nos pueden despedir del trabajo, pero cuando eso no sucede, cuando no hay ninguna autoridad que nos “obligue” a nada, más que nosotros mismos, muchas veces nos termina faltando disciplina, dejando algo para “más adelante” o simplemente “duermo una horita mas y arranco”, por eso tambien necesitarás trabajar ese punto muy fuerte.

6-Clientes

No hace falta más aclaración en el título, si bien son quienes harán posible que tu negocio sea rentable y puedas vivir de ello, también, muchas veces, son un dolor de cabeza, lidiar con clientes puede llegar a ser algo muy agotador, más siendo el responsable total de lo que ofreces (no es lo mismo relacionarse siendo empleado que lidiar siendo la dueña o el dueño).

7- Riesgos

Claramente emprender conlleva riesgos, y es clave que lo sepamos y que puede que no todo salga como esperamos.
De hecho emprender no es algo que sale a la primera y probablemente requerirás de varios proyectos antes de “darle en la tecla” y es por eso que es importante saber que muchas veces antes “fracasaras” en los proyectos que emprendas, pero eso no significa que estés fracasando como emprendedor, al contrario.

 

Como vemos, claramente hay muchos riesgos, pero por experiencia propia te digo que vale la pena completamente el asumirlos, claramente dependerá del perfil de cada una/o, sin embargo no conozco a nadie que haya emprendido y dicho “No, yo prefiero trabajar en relación de dependencia como antes”.

¿Se te ocurre otro riesgo a tener en cuenta? Compartilo en los comentarios.

11 beneficios por los cuales emprender en el 2021

11 Beneficios por los cuales emprender en el 2021

La mayoría de nosotros crecimos con una misma frase, con distintas variantes, pero el fin es el mismo “Cuando terminas el colegio, estudia en la universidad, para tener un buen título y poder tener un trabajo seguro” y es que con eso se criaron nuestros padres y en su momento era cierto, o al menos un poco más cierto que ahora.

Con el correr del tiempo, nos damos cuenta que no es tan así, de hecho cada vez eso es más alejado a la realidad, y toda la situación que vivimos en el mundo durante el 2020 lo que hizo fue resaltar aún más, lo falaz de esa frase.

Hoy en día no existe un “Trabajo seguro” y tener un título no es garantía de nada. El trabajar para otros, te permite tener un sueldo todos los meses, si, a costa de muchísimas horas semanales, malos momentos o tratos en algunos casos, de resignar tiempo con tus seres queridos y sabiendo que tu vida laboral depende de otros, que si un día, por una pandemia, porque el balance de la empresa no cierra, porque la marca busca enfocarse en otra imagen, porque tu jefe tuvo un mal día o por cualquiera de los miles de motivos que se pueden dar, podes despertarte sin tu trabajo, sin tu ingreso, sin tu “seguridad” y que si en el camino, no implementaste una buena educación financiera, podes no saber cómo comer la semana próxima, estar rodeados de deudas y vivir una situación verdaderamente fea.
 

 

Por esto es clave saber que existen otra forma, que la vida no es estudiar 20 años para estar 35 trabajando para otros, y por el sueño de otras personas, sino que está la gran posibilidad de emprender, algo que si bien muchos en el último tiempo comenzaron por necesidad, también lo podes hacer por elección.

El emprender, más allá de un ingreso, te va a dar muchas cosas que un trabajo en relación de dependencia no te da, como por ejemplo:

1-Un ingreso sin límites:

En un trabajo, vos intercambias horas por dinero, si querés ganar un poco más, algunos lugares te dejan hacer horas extras, pero eso es una posibilidad finita, el día tiene 24hs, y contando que tenemos que dormir, viajar, alimentarnos y vivir, no podremos superar una cierta barrera a la hora de tener ingresos, en cambio a la hora de emprender, no intercambiamos tiempo por dinero, y en el caso que así sea (si emprendemos prestando un servicio que requiere de nuestra presencia) nosotros somos lo que le ponemos el valor a ese tiempo, por ende los ingresos no tienen tope.

2-Seguridad personal:

Aunque muchas personas no emprenden porque dicen que prefieren “lo seguro de tener un sueldo todos los meses”, como ya hablamos antes, no hay nada seguro, y mucho menos un trabajo al cual se lo denomina “relación de dependencia” donde claramente dependemos de otro, en cambio a la hora de emprender, nosotros somos lo que generamos nuestros ingresos, los que trabajamos por y para lo que nosotros queremos, sin necesidad de responder a un superior, sin el temor a que nos puedan echar y con la seguridad de que de nosotros depende nuestro éxito.

3-Mejores Habilidades:

Muchas veces una vez que entramos a trabajar, no solemos capacitarnos más que en las cosas puntuales que necesita nuestra superior, para que desarrollemos un mejor trabajo y que tal vez al momento de irnos, por despido o renuncia, al ser cosas tan puntuales, no nos suma en nada para nuestra vida en el futuro, en cambio a la hora de emprender, vos sos la persona que va a buscar capacitarte en las áreas que vos querés, y de la forma que a vos te sea más útil.
Vas a desarrollar o mejorar tus habilidades que te van a servir para toda tu vida, más allá de lo que hagas.

4-Control del tiempo:

Claramente al ser nosotros mismos quienes dirigimos y manejamos nuestro emprendimiento, seremos también los encargados de decidir cuando trabajamos y cuando no, y por ende, poder hacernos el tiempo para ir a visitar a ese ser querido, estar en los cumpleaños donde no podíamos estar, hacernos una escapada durante la semana para despejar la cabeza o simplemente dormir una siesta si es lo que necesitamos en ese momento, tener el control del tiempo es tan o más importante que tener el control del dinero, y por eso también es algo clave a tener en cuenta si estás pensando en emprender.

5-Ayudar a los demás:

Si bien podemos trabajar en alguna empresa u organización que preste de alguna forma un servicio a las personas, lo que podemos hacer, se limita a las decisiones y el enfoque que quieran darles nuestros jefes, en cambio, al momento de emprender, podemos hacerlo para solucionar un problema que nosotros vemos que necesita ser cubierto y no hay soluciones conocidas, o no están llegando a esas personas, y podremos brindar de nuestro tiempo, conocimiento y trabajo, para que nuestro emprendimiento los ayude y seamos capaces a disfrutar aún más de lo que hacemos, ayudando a otros.

6-Reconocimiento Social:

Hoy en día todavía hay muchas personas que pueden verte como un “bicho raro” si uno empieza a emprender, pero al momento que nuestro emprendimiento se consolida, tanto quienes confiaron y nos apoyaron, como los que no, estarán admirados por nuestro nivel de crecimiento de crear algo por nosotros mismos y que sin duda eso nos generará un reconocimiento, en mayor o menor escala y una satisfacción personal fantástica.

7-Libertad de ubicación:

Si bien ahora muchísimas empresas comenzaron a implementar el home office (trabajar desde casa) para la mayoría de empleos, se requiere de nosotros en un lugar y una hora pactada, por ende, nuestras decisiones a la hora de mudarnos, hacer un viaje o donde querer vivir, están atadas a nuestro lugar de trabajo.
A la hora de emprender, si bien se puede optar por un local y atendido por nosotros mismos, lo cual estaríamos en la misma situación antes mencionada, con el tiempo podremos desligarnos de la responsabilidad de estar en un lugar físico puntual y tener la libertad de mudarnos, viajar o estar donde nosotros querramos.

8-Mejor Desarrollo de hábitos:

Sin duda a la hora de emprender tenemos muchísimas cosas que aprender a hacer y hábitos a desarrollar, ya sea de manejo de tiempo, actividades, resolución de conflictos, conectarse con uno, proactividad, relacionarse con otros entre otros, y adquirir todos estas hábitos y los necesarios para que nuestro emprendimiento funcione dependerá de nosotros, así que buscaremos y encontraremos la forma de poder mejorar día a día, con hábitos que nos terminaran ayudando tanto a nuestro negocio como a nuestra vida en general.

9-Mejor control de nuestras finanzas:

Claramente en empezar y tener un negocio tiene una parte clave, que es “la caja” donde tendremos que tener un control de lo que ingresa, lo que sale, como sale, y aprender a controlar las finanzas de nuestro negocio es clave para que funcione de forma óptima, y todo ese conocimiento que vamos adquiriendo para aplicar a nuestro emprendimiento, podemos llevarlo a nuestra vida personal para poder seguir mejorando nuestras finanzas.

10-Mayor tolerancia y aceptación:

Es muy raro que una persona emprendedora, la “pegue” en el primer negocio que intenta encarar, cuando entendemos que nuestro éxito como emprendedor, depende de nosotros como personas y no de nuestros proyectos como tal, aprendemos a aceptar que cada proyecto que no funcionó como queríamos, no es una piedra en el camino, sino un escalón para estar más cerca de alcanzar eso que buscamos lograr.

11-Hacer lo que te gusta: 

Es el motivo más importante para muchos a la hora de emprender, y es algo tan simple como escuchado de “Hace lo que te gusta”, a la hora de emprender, es clave haciéndolo en algo que nos guste, no sirve ponerse una carnicería si soy vegetariano, solo por el hecho de que veo que falta una en el barrio y va a ser un negoción, si no lo disfrutamos no sirve, y por eso la mejor forma de empezar es ver qué es eso que te gusta hacer y convertirlo en un negocio, y vivir de las cosas que uno ama, es algo hermoso.

 

Claramente son muchísimos los motivos por lo que uno debería de emprender, incluso si lo hacen mientras se trabaja en relación de dependencia (y sería mejor aún), pero claramente no todo es perfecto y “color de rosa” así que tambien te dejo Los riesgos y desventaja de emprender para que puedas analizar todo el mundo emprendedor, tambien con sus contras

Las mejores 8 formas de gastar el aguinaldo

Las mejores 8 formas de gastar el aguinaldo

Estando en diciembre, muchos trabajadores en relación de dependencia, cobran el conocido Aguinaldo o “SAC”, que es, a grandes rasgos, la mitad del sueldo mayor que hayas tenido durante este 2020, y la gran pregunta es ¿Qué hacemos con ese medio sueldo extra? 

Te digo ahora algunas de las opciones para aprovechar al máximo.

1- Saldar deudas

Si tenés alguna deuda pendiente que podes saldarla con ese dinero y empezar el 2021 mucho más tranquilo/a, aprovechá y hacela, sea de un crédito personal, de consumo, tarjeta de crédito o cual sea, si hay deudas, aprovechá y saldalas para poder empezar a ahorrar.

 
2- Armar (o aumentar) tu fondo de emergencia.

Es sumamente importante el Fondo de Emergencia como ya sabemos, que debería tener para que vivamos entre 6 a 12 meses como óptimo, por ende, si aún no lo tenés, o recién lo estas armando, aprovechá para ir armándolo.

3- Capacitarte

Siempre es importante mantener activo y trabajando nuestro cerebro, si bien hay decenas de cursos y contenido gratuito para adquirir nuevo conocimiento, si confiamos en alguna institución, nos gusta la forma de explicar de alguna persona, o queremos una enseñanza más personalizada, podemos aprovechar ese dinero para nuestra educación, siempre es importante aprender, y ya sea para invertir, para emprender o para adquirir una nueva habilidad.
 

4- Tus proyectos

¿Tenés planeas para irte de viaje por el país o por el mundo? ¿Querés comprarte un auto? O cual sea el motivo por el cual estas ahorrando (como vimos en el post de la importancia de ahorrar) aprovechá ese extra para cumplir esa meta.
 

5- Emprender

¿Querés iniciar un emprendimiento en paralelo a tu trabajo y poder tener un trabajo independiente, pero para la idea que tenés en mente necesitas algo de capital? Aprovechá ese extra e invertilo ahí, tal vez no te alcanza para empezar como querías, pero te sirve para ya experimentar y ver si verdaderamente querés ir por ese camino, si tu producto es rentable y la gente lo quiere.
 

6- Invertirlo en la Bolsa.

Ya sabemos que la Bolsa no es una timba, aunque quien invierte a ciegas, lo hace como si lo fuera, si ya tenemos conocimiento en el tema, puede ser una buena opción hacer rendirlo en el sistema financiero, con acciones,  bonos, o incluso cosas más conservadoras como una caución.
 

7- Arreglá lo roto.

¿Tenés que cambiar las ruedas del auto y lo venís “pateando” para más adelante?¿Te entra humedad en tu casa y tenés una pared hecha un desastre? Aprovechá para utilizar ese extra y poder solucionar eso que venias esquivando, y que sin duda, una vez solucionado, te dará más tranquilidad y satisfacción.
 

8- Dato un gusto

Si no tenés deudas, ya armaste tu fondo de inversión y ningún objetivo puntual que requiera ese dinero ahora mismo, aprovechá para comprarte algún lujo, o vivir alguna experiencia diferente, nueva, que sin duda son las cosas que a uno más le queda en la cabeza. Saltá de parapente, subí a un globo aerostático, pasea en barco o cual sea la experiencia que tengas pendiente, podes aprovechar el momento.